Juego Simbólico (24 meses )

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

IMPORTANCIA DEL JUEGO SIMBÓLICO «Hacer como si»

¿Qué es el juego simbólico?

  • El juego es un elemento innato en las personas, es la acción de jugar, de hecho hasta en las situaciones más desfavorecidas podemos ver a los niños jugando.
  • El símbolo, se refiere a la representación de la realidad.

Como resultado de estos dos conceptos tenemos el juego simbólico que significa jugar a hacer como si, es decir, divertirse y jugar a estar en otra realidad que representamos, basándonos en la realidad que tenemos a nuestro alrededor. Como si de una obra de teatro se tratara.

Según Piaget, el juego simbólico se da en el periodo sensoriomotor y al principio del estado preoperatorio, es decir, aparece hacia los 18 meses y se enriquece a los 2 años. En este momento, la reciente capacidad para manejar los símbolos y sus significados de manera consciente e intencionada, hace que el niño pueda distanciarse de la realidad para crear una situación ficticia.

Importancia del lenguaje en el juego simbólico

Desde el primer momento de vida, mientras los adultos hablamos y nos expresamos, en cualquier lugar y en cualquier momento, los niños y niñas nos escuchan, y en aquello que escuchan, se basarán para formar sus propias ideas. En pocos años, reproducirán esas conversaciones, esas canciones que les cantábamos, esas expresiones que utilizamos diariamente sin darnos cuenta; reproducirán las riñas, las palabras e incluso los gestos, e inventarán historias a partir de todo lo que les hemos enseñado utilizando el juego simbólico solos o con sus iguales. En poco tiempo, los niños y niñas también querrán hablar, expresarse, opinar y demostrar todo lo que han aprendido, porque «se aprende a hablar hablando», se aprende por la propia experiencia directa con el lenguaje.

Debemos tener muy presente, que en los primeros años de vida, es cuando se producen los aprendizajes fundamentales y por tanto se debe estimular un desarrollo óptimo. En casa, es el primer lugar donde se produce ese desarrollo. Por ello, es importante  dar ejemplo, proporcionar espacios de diálogo e interacción donde se favorezca el desarrollo del lenguaje y donde los niños se puedan expresar a través de la investigación, la experimentación y el juego.

Papel del adulto en el juego simbólico

El juego simbólico es un elemento fundamental para el desarrollo de los niños. En este juego, los adultos, no debemos de interferir. Si les observamos jugar, debemos hacerlo sin que lo noten. Debemos tener en cuenta que ellos son los protagonistas, que es su tiempo para expresar sus sentimientos y para explayarse. El juego simbólico nos puede aportar una valiosa información con respecto a la manera en que se comunican y se relacionan nuestros hijos, sobre el comportamiento (tanto cuando juegan solos, como con otros niños), sobre el rol que ocupan y la capacidad para cambiar de roles o sobre sus gustos y preferencias.

En el juego simbólico, nuestros peques, no se sienten juzgados, ni presionados bajo la continua mirada del adulto. En este juego, les podemos ver en su estado natural, disfrutando libremente y gozando mientras representan su propia realidad, sin miedo a cometer errores, ya que en su mundo, no habrá ninguna consecuencia negativa.

Ideas para facilitar el juego simbólico

Mi hija de 13 meses, ha empezado a demandar su espacio en la cocina. Coge continuamente la escoba, la fregona, el recogedor, los utensilios de cocina, etc. Hace como si bebiera en el vaso y como si comiera con los platos. Mete en la lavadora trapitos o todo lo que pilla por casa, para cerrar la puerta y hacer como si la pusiera en marcha. Me quiere ayudar a poner la lavadora, a sacar la ropa y a pasarme prendas para que yo las tienda. Ya ha empezado a imitar y a querer representar lo que nos ve hacer en casa.

Así que, aunque de momento la cocinita está en casa de los primos, nosotros le hemos proporcionado un espacio para su juego simbólico en la cocina.

El juego simbólico es muy beneficioso para el desarrollo de nuestros peques, por eso es importante facilitar o proporcionar materiales y espacios para que se den este tipo de situaciones.

-Para los y las peques que empiezan a imitarnos, pero que todavía no han desarrollado el lenguaje, algunas ideas para facilitar el juego simbólico podrían ser:

  • Tener un baúl con disfraces y telas.
  • Proporcionar un espacio con utensilios de cocina (vasos, cubiertos, platos, tapers, botellas sensoriales con arroz, cereales o legumbres, barillas de batir, pincel, etc.)
  • Hacer una cesta de picnic para poner frutas, verduras y utensilios.
  • Preparar un espacio con marionetas para el teatro.
  • Tener figuras de animales, disfraces o máscaras de animales.
  • Tener material no estructurado.

Tener material no estructurado como las cajas de cartón o telas grandes es un recurso magnífico que debe de estar siempre a mano. Simular que está dentro o encima de un coche o un barco, mientras le empujas o le arrastras, es una experiencia que les aporta mucha diversión.

– Más adelante, cuando empiezan a desarrollar el habla y a jugar de una manera más consciente e intencionada, el juego simbólico va evolucionando y enriqueciéndose. ¿Quién no ha jugado a papás y a mamás? Para que se de un verdadero aprendizaje , los niños, necesitan a través del lenguaje verbal y corporal, representar todo lo que van observando en su día a día. A través del juego simbólico, juegan a hacer como si fuesen médicos, como si trabajaran en una oficina o en un restaurante, como si fuesen mecánicos, como si compraran en el supermercado, como si fueran ellos los padres, como condujeran una ambulancia, un coche, un taxi, etc. La imaginación y la vida real se mezclan y fluyen, aportando una serie de experiencias que harán que se vaya afianzando el lenguaje entre muchos otros aprendizajes importantes para el desarrollo integral.

– A través del juego simbólico los niños pueden alcanzar algunos objetivos como:

  • Aprender a jugar respetando las reglas del juego.
  • Aprender a adoptar diferentes roles y a ver diferentes puntos de vista.
  • Favorecer la creatividad y la imaginación.
  • Aumentar la autonomía y la seguridad en ellos mismos.
  • Desarrollar la expresión corporal y verbal.
  • Aprender a resolver los conflictos que van apareciendo.
  • Comprender situaciones reales y comprenderse ellos mismos.
Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest