Esencia del Método Montessori

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Esencia del Método Montessori

Mente absorbente y períodos sensibles

Maria Montessori, observó los diferentes estados de desarrollo de los niños de diferentes culturas, llegando a la conclusión que habían características comunes independientemente del lugar de donde fuesen los niños.

Las características universales de la infancia las resumió en:

  1.  Todos los niños tienen una mente absorbente.
  2. Todo los niños pasan por períodos sensibles.
  3. Todos los niños quieren aprender.
  4. Todos los niños aprenden por medio del juego.
  5. Todos los niños pasan por diversas etapas de desarrollo.
  6. Todos los niños quieren ser independientes.
  • El concepto de mente absorbente, está íntimamente ligado a los períodos sensibles. Cuando decimos que el niño tiene una mente absorbente, nos referimos a que en sus seis primeros años de vida, tiene una capacidad especial para asimilar y aprender con facilidad. De aquí,  las típicas frases de “es como una esponja” o “lo absorben todo”.

  • La primera fase de la mente absorbente se da en los tres primeros años de vida, cuando el aprendizaje consciente aún no ha surgido. En esta etapa, el lenguaje se aprende sin esfuerzo. 

  • De los tres a los seis años, con el conocimiento del lenguaje comienza a aparecer la consciencia. Es una etapa en la que se adquieren con rapidez nuevas habilidades. Aparece la reafirmación, con su capacidad de decir “no” y su interés de aprender con sus continuas preguntas de ¿Porqué? y¿Cómo?.

  • Por lo tanto, la capacidad de aprender de una manera inconsciente es única en los seis primeros años de vida. Durante este tiempo, las impresiones del niño tienen un gran impacto, siendo la base de su desarrollo.

En estas fases, protegemos a nuestros peques diciéndoles en todo momento lo que está bien y lo que no, y utilizamos repetidamente el “No se toca”. Montessori, a través de sus materiales y actividades, enseña al niño a velar por su seguridad desde muy temprana edad.

Montessori observó que los niños pasan por fases en las que repiten una y otra vez una actividad. Un ejemplo, sería cuando con la predisposición a desarrollar nuevos conocimientos y de explorar, quieren tocarlo todo. Según Montessori, si ponemos muchas restricciones, obstaculizamos los instintos naturales del aprendizaje y es cuando se puede dar una rabieta, demostrando de esta manera que no se ha satisfecho su necesidad de aprender.

Períodos Sensibles

Montessori clasifica estas fases en diferentes periodos sensibles. Los períodos sensibles, son momentos de máxima flexibilidad neuronal, en los que el sistema nervioso muestra una gran predisposición para el aprendizaje, siendo especialmente sensible a una serie de factores que inciden en el futuro desarrollo del niño. En este estado de sensibilidad, los aprendizajes se desarrollarán con mayor facilidad, eficacia y rapidez.

Siguiendo la clasificación de Tim Seldin, algunos períodos sensibles desde el nacimiento hasta los seis años son:

1- Período sensible al orden (desde el nacimiento, hasta los cuatro años) El niño se desorienta fácilmente con los cambios. Necesitan un orden en su vida para clasificar y categorizar sus experiencias. No nos referimos al orden del adulto, sino a su entorno próximo, a sus rutinas.

2- Período sensible al lenguaje (desde el nacimiento hasta los seis) es importante exponer al niño al lenguaje, conversar y enriquecer el lenguaje. Si no se hace en los primeros años de vida, puede quedar dañado y presentar algunas limitaciones en el lenguaje.

3- Período sensible al movimiento (desde el nacimiento) los movimientos desordenados se van coordinando y controlando a medida que va aprende a coger objetos. Cuando empiezan a caminar, muestran interés por perfeccionar y practicar su nueva habilidad. No infravalorar su capacidad de hacer largos recorridos.

4- Período sensiblea los aspectos sociales de la vida (hacia los dos o tres años) comienzan a jugar de forma cooperativa y a adquirir normas sociales de un grupo.

5- Período sensible a los pequeños objetos (a partir del año) al disponer de mayor movilidad, tienen la necesidad de comprender el mundo a través de la observación de pequeños objetos y de los detalles.

6- Período sensible a aprender a través de los sentidos (desde el nacimiento) hay que darles libertad para poder explorar. A partir de los dos años, los peques quedan fascinados ante las experiencias sensoriales.

7- Período sensible a la cortesía y buenos modales (de los dos a los seis años) les encanta imitar el comportamiento de los adultos, con lo que interioriza estas cualidades en su personalidad.

8- Período sensible a la música (de los dos a los seis años) si se les expone a la música, el niño muestra un interés espontáneo por el canto y el ritmo.

9- Período sensible al control de esfínteres (de los 18 meses a los tres años) el sistema nervioso se desarrolla y madura, adquiriendo un mayor control de la vejiga.

10- Período sensible de la escritura (de los tres a los cuatro años) éste período precede a la lectura, empezando con intentos de representar letras y números en el papel.

11- Período sensible a la lectura (tres a cinco años) incluso antes, los pequeños muestran un interés espontáneo por los símbolos y los sonidos.

12- Periodo sensible a las relaciones espaciales (de cuatro a seis años) los puzzles ayudan a comprender este concepto. A medida que van comprendiendo el lugar que ellos mismos ocupan en el espacio, van realizando actividades más complejas.

13- Periodo sensible a las matemáticas (cuatro a seis años) facilitar materiales y juegos para que los peques aprendan conceptos matemáticos sencillos.

Como consejos sobre el enfoque de crianza y educación durante los seis primeros años de vida, Montessori insistía en varias formas de ayudar a nuestros hijos a desarrollarse en todo su potencial:

1- Intentar satisfacer lo más pronto posible el deseo de actividad del niño, dando la máxima libertad física e intelectual para que el niño logre su independencia. 

2- El entorno en sí mismo y la forma en que esté dispuesta el entorno, tiene una profunda influencia en el desarrollo y el aprendizaje.

3- Debemso predicar con el ejemplo y tratar a nuestros hijos con respeto. La forma en que son tratados por los adultos, tiene un profundo efecto en su desarrollo y en el aprendizaje.  

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest