Decubierta del Objeto (0 a 12 meses)

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

«Panera dels tresors» o cesta de los tesoros

¿Cuándo presentamos la “panera dels tresors” a nuestros hijos?

Nuestros bebés no nos piden grandes cosas, no nos piden que les compremos juguetes ya que ni saben que existen. Solo nos piden que estemos con ellos, que les guiemos y por supuesto que les dejemos observar, manipular y experimentar con las cosas que ven continuamente a su alrededor. Aquello que nosotros manipulamos, es lo que más les llamará la atención.

Pero antes de empezar con cualquier objeto material, el primer juego y el primer juguete del bebé, serán sus manos. Con ellas, se lo pasa genial los primeros meses de su vida. Al descubrir sus preciosas manitas, necesitará reconocerlas como parte de su cuerpo y lo hará a través de su boca. La lengua les permite investigar, experimentar y sentir. En poco tiempo, lo hará también con sus pies. Durante unos 4 meses, no se cansará de jugar con sus manos y sus pies, la boca es la mejor herramienta para conocerse y también para conocer a la perfección los objetos que irá descubriendo poco a poco, ya que el tacto en la lengua le permite estudiar con precisión todo aquello que desea.

Después de haber estado jugando un buen tiempo con sus manos y sus pies, nuestros bebes estan preparados para recibir objetos,  cogiéndolos intencionadamente, cada peque a su ritmo, algunos objetos le serán más interesantes que otros, debemos observar, para ofrecerles los estímulos adecuados.

En general, les interesa los objetos que rondan por casa y con los que nos ven diariamente, los que nosotros, los adultos, manipulamos.

En cuando a la cesta de los tesoros, si hacemos una buena selección de objetos con diversas características, nuestros peques se interesarán por ellos, querrán tocarlos, saber que temperatura tienen, que peso, que forma, que textura y que olor desprenden todos esos objetos que les presentamos. Para que un objeto les pueda dar toda esa información, es imprescindible que pasen por la boca, todos y cada uno de ellos. Es importante dejar que experimenten con la boca, ya que están examinando y descubriendo sensaciones. Es por eso, que cuidaremos los elementos que ponemos a su alcance.

Será cuando ya se sientan por ellos mismos, hacia los 6 meses aproximadamente y hasta el primer año de edad, cuando les podemos presentar este primer tipo de juego. El Juego de exploración o de descubierta del objeto. Y la mejor manera de hacerlo es con “La panera dels tressors”. Lo escribo en catalan, porque es en Catalunya donde está más extendido, ya que fue Elinor Goldshmied, quien a principios de los 80, en su paso por Barcelona nos inició en este tipo de juego y nos dejó este preciado tesoro. Elinor fue maestra y diplomada en Psiquiatría social por la London School of Economics and Political Science, trabajó como asesora de escuelas infantiles en diversas ciudades del norte de Italia, Londres y Barcelona, dedicándose concretamente a niños y niñas de 0 a 3 años.

¿Qué es “La panera dels tressors” o cesta de los tesoros?

Es una cesta, preferiblemente redonda, para que sea más accesible y manejable, que contiene diferentes objetos que atraerán a nuestros peques. A través de la exploración de estos objetos se podrán trabajar aspectos como la concentración, la atención o la coordinación viso-motora.

Os indico, de una forma más técnica, algunos de los objetivos de este juego:

  • Desarrollar i potenciar los sentidos.
  • Despertar la curiosidad i el interés por los objetos.
  • Propiciar la coordinación visual y motora (ojo-mano) y el movimiento corporal.
  • Trabajar la atención y la concentración.
  • Aumentar la confianza y la autonomía.

¿Qué elementos puede contener?

Aquí debemos dejar volar nuestra imaginación, teniendo en cuenta que los objetos deberán de ser seguros y lo suficientemente grandes para que no se produzcan accidentes. Del mismo modo, es importante que los materiales que les ofrecemos no sean tóxicos.

Las características de los objetos deben de ser variadas en forma, textura, color, peso, temperatura, olor y sonido.

Podemos escoger elementos de la naturaleza, objetos de la cocina, cosas cotidianas, etc. Es necesario observar el interés que muestran por los objetos, normalmente se aburren con rapidez, así que lo ideal es ir cambiando los objetos, esconderlos una temporada y más adelante, volverlos a ofrecer de nuevo.

Yo tengo esta segunda cesta y voy cambiándola o combinando elementos.

En el primer año de vida de Llum, he observado, que según crecía le podía ofrecer otro tipo de objetos y de materiales, al principio, una piña no era segura, o una concha grande tampoco, pero ya a los 9 meses, su manera de manipular era diferente, así que me adaptaba según su evolución e iba cambiando los objetos según su demanda.

Dejo una lista de objetos que pueden servir como ideas para que hagáis vuestra cesta de los tesoros:

  • Mortero y mazo de madera (Estimulación táctil y auditiva)
  • Posavasos de trapillo.
  • Anilla de madera con cintas de raso de colores.
  • Colador, varillas de batir, pincel de cocinar, servilleteros, etc.
  • Diferentes tipos de pelotas.
  • Diferentes tipos de esponjas de baño.
  • Cáscara de coco.
  • Saquitos de tela con aromas naturales; piel de naranja (Estimulación olfativa)
  • Campana (Estimulación auditiva)
  • Monedero de piel o de fieltro.
  • Cepillo de pelo de bebé, cepillo de dientes.
  • Ovillo de lana.
  • Cajita de metal con arroz. (Estimulación táctil y auditiva)

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest