Category Archives: Embarazo

Embarazo y diabetes gestacional

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Otras alternativas al test de O’sullivan.

En este post me gustaría contar mi experiencia con la diabetes gestacional ya que fue todo un aprendizaje. No me detendré a explicar que es la diabetes en el embarazo de una forma técnica. Solo mencionar que el que las embarazadas suframos una diabetes gestacional es algo muy habitual y que no está ligado a que lleves una mala dieta o a que comas alimentos con demasiados azúcares añadidos.

Simplemente durante el embarazo, debido a los cambios hormonales, los niveles de azúcar en sangre se elevan ya que el páncreas no crea suficiente insulina, o las necesidades de insulina de tu cuerpo son mayores.

Considero que llevo una alimentacion bastante sana y equilibrada, no tomo ningun tipo de refrescos, ni zumos embotellados, ni dulces industriales, ni harinas refinadas. No es que nunca me permita comer un trozo de pastel o una pizza, però de normal, en casa, cuidamos la alimentación. Así que durante el embarazo no cambié mi forma de alimentarme. Sin embargo, en la primera prueba de la curva o test de O´soullivan, me diagnisticaron diabetes gestacional. Al principio no entendía el por qué. Desde luego no me parecía una prueba nada agradable, ni saludable. Mi cuerpo no podía tolerar todo ese bote de azúcar concentrado (50g) y menos si de normal no tomas azúcar.

Encima en Cataluña, como en otras comunidades autónomas, realizan el test dos veces. La segunda con más cantidad de glucosa (100g).

La segunda vez que lo ingerí, vomité. Fue muy desagradable ver a la mayor parte de las mujeres embarazadas, mareadas, con vómitos y deseando terminar con el «mal trago».

Cuando me pidieron volver a hacer la prueba una tercera vez, ya que al vomitar no servía de nada, me negé rotundamente. Me hicieron firmar que no quería volver a realizar la prueba y yo muy gustosamente lo hice.

Pensé que tenían que haber más caminos para controlar el azúcar sin tener que pasar por esa prueba tan agresiva tanto para mí, como para mi bebé.

Me informé y me alegré de haber seguido mi intuición. En otros países no se hace esta prueba a no ser que haya algún factor de riesgo como obesidad o antecedentes significativos. Parece ser que en España, se realiza esta prueba a todas las embarazadas por protocolo, como algo rutinario. Mi opinión es que deben quedar todavía muchos botes de glucosa para gastar y nos los dan porque les sale más barata esa prueba, que informarnos sobre la otra alternativa.

Por suerte, cuando le consulté lo que pensaba a mi matrona, no me cuestionó, sino al contrario, me informó de que podía controlarme yo misma mis niveles de azúcar. Me derivó al endocrino y me dijo que ellos me facilitarían el aparato para la medición y las tiras reactivas.

Fue todo un aprendizaje ver como mi cuerpo reaccionaba a cada alimento.

He de decir que cada vez que iba al endocrino, salía indignada al ver que solo se fijaba en los números que iba escribiendo en la libreta. No me preguntaba que comía, ni si hacía ejercicio. Se limitó a darme una hoja con una dieta a la que no le hice ni caso, ya que no la consideré la más adecuada para mí. Siempre escribía la verdad, nunca mentí en las mediciones, así que algún día si salia mal la prueba, lo apuntaba, después hacía un poco de ejercicio y volvía a realizar la prueba, normalmente bajaba rápidamente a la mitad. El endocrino solo veía que la prueba daba mal, y me advertía que si a la semana siguiente había algún nivel más alto de lo que tocaba, me tendría que dar la insulina. Continue reading Embarazo y diabetes gestacional

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Embarazo y Síndrome del Nido

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Preparando el espacio para recibir a mi bebé.

Me gustaria compartir con las mamis que todavía tienen a sus bebés en el vientre, la experiencia que viví durante el embarazo, con respecto al instinto de preparar el nido. Dicen que suele pasar más en las primerizas.

Como bien sabemos, existe el llamado síndrome del nido, que aparece en el último trimestre del embarazo, y el cual consiste en querer tener el espacio bien preparado y limpio para darle la bienvenida a nuestro bebé. El pediatra Carlos González, en su guía de lactancia, nos habla de este instinto tan primario y nos explica que también en los animales las hembras prepraran sus nidos antes de dar a luz.

Así que, si de pronto os dan arrebatos incontrolados de querer mantener el orden, de querer tenerlo todo nuevo, de limliar y limpiar sin parar, etc. ¡Que nadie se asuste! Es nuestra oxitocina que se ha disparado casi al máximo. Nuestras hormonas actúan por nosotras y nos mantienen ocupadas con el fin de afrontar nuestra ansiedad y hacernos sentir seguras ante el gran acontecimiento que se avecina.

Pues bien, a mi me pasó. Nunca he limpiado tanto en mi vida. Nos mudamos a una casa un poco más grande, como no podía hacer muchos esfuerzos, mi rol fue ser la cabeza pensante y claro está, mi compañero, Marc, era la persona que ejecutaba. Hizo la mudanza, pintó toda la casa y montó todos los muebles del Ikea en menos de dos meses. Marc, quiso opinar y se le ocurrió decir que la habitación de Llum no hacía falta tenerla terminada y más si tenia tan claro que iba a dormir con nosotros. Yo me ponía las manos en la cabeza cuando le oía decir eso. No entendía nada. ¿Cómo no iba a tener toda la habitación bien bonita y preparada para nuestra niña? ¿Pero que tonterías decía? La verdad es, que a veces nuestros compañeros, trantan de entendernos lo mejor que pueden. Marc, durante el ambarazo aprendió a decir siempre que sí y a complacerme mucho. Entendió que nos tenía que cuidar para generar en mi cuerpo mucha oxitocina (Hormona del amor).

Al final, como no, se hizo lo que yo quería, compramos un cuna, un armario, un cambiador bien bonito con cajones, a parte de otro cambiador con bañera que ya teníamos en el baño, puse una estantería con mis peluches y mis cuentos de la infancia. En fin, la habitación bien blanquita y bien bonita quedó preparada.

Ahora Llum tiene 1 año. La cuna nunca la ha utilizado, duerme en nuestra cama, el cambiador está de decoración, solo utilizamos el del baño. Hasta hace poco, a la habitación casi no habíamos entrado porque donde pasamos la mayor parte del tiempo es en el salón, alli jugamos y alli hacemos vida juntos.

Hace unos meses, le dije a Marc que teníamos que hablar…

– Mira, ya se que todo está nuevo, però la mitad de cosas me molestan. Necesito reorganizar la habitación. La cuna ocupa gran parte de la habitación. Además la estanteía está arriba, Llum no llega y ya ni hablar del cambiador.

Yo no se en que pensaba, des de luego que no hice la habitación pensando en ella y en su autonomía.

Queremos que nuestro hijos aprendan, sean autónomos y autosuficientes ¿Pero qué hacemos al respecto? ¿Les damos la libertad que necesitan? ¿Les facilitamos las cosas?¿Promovemos su autonomía? ¿Está la casa adaptada para que puedan moverse con facilidad?

A veces, nos olvidamos de que nuestros hijos aprenden cuando les damos la oportunidad de hacerlo. Continue reading Embarazo y Síndrome del Nido

Difunde y comparte...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest